•  

EXPOSICIÓN ACTUAL

Yamamoto Masao

 

Han transcurrido ya 45 años desde que me dedico a la fotografía y 30 años desde que di a conocer mi obra. Después de probar diversas técnicas, elegí la gelatina de plata como medio de expresión artística.

 

No hace mucho tiempo, en la galería donde exponía mis nuevas obras sobre bonsais, uno de los visitantes me dijo: «A pesar de ser fotografías en blanco y negro mis ojos han captado de repente el auténtico verdor de las hojas». Me alegró mucho oír esto, porque era justamente lo que yo pretendía lograr. Aunque las hojas sean verdes, el verde que cada persona percibe o describe es diferente por completo. La fotografía en color limita a un verde concreto la impresión causada, por eso prefiero la sutil escala de tonos de la fotografía en blanco y negro. Al utilizarla, anhelo que el observador encuentre el tono de verde por él mismo deseado. Quisiera que las personas se sintieran felices al descubrir en mis fotografías su propio color verde.

 

Creo que lo maravilloso del ser humano es esa capacidad de desplegar en el interior de su alma un mundo sin límites partiendo de los sentidos, que nos ponen en contacto con el mundo exterior. Pienso que las obras de arte tienen el cometido de refinar esa sensibilidad propia del ser humano.

 

El haiku es una composición poética de diecisiete sílabas que se perfeccionó en el Japón de la época de Edo; quizás sea la poesía con la versificación más corta del mundo. Se suele equiparar a la fotografía con el haiku en cuanto a medio de expresión, pero esto es algo que yo siempre he sentido por mí mismo. Con un mínimo de palabras, mediante simples recortes de la realidad, el haiku es capaz de hacernos imaginar escenas que trascienden en nuestra mente al tiempo y al espacio.

 

Recientemente, tuvimos la oportunidad de escuchar una interpretación musical de clavicordio en nuestra casa. El clavicordio es el antiguo precursor del piano. En la actualidad, el piano es un instrumento cuyos recitales suelen darse en grandes salas de concierto donde el sonido resuena con toda su fuerza. Sin embargo, a pesar de tener una estructura similar a la del piano, el clavicordio sólo puede emitir un pequeño sonido casi amortiguado. Es como el bisbisear entrecortado de una persona que hablara con timidez. Por tanto, el público se mantiene en silencio y aguza el oído para captar tan tenue sonido. De este modo, al esforzarnos por percibir el pequeño sonido, poco a poco, a medida que avanza la interpretación, el oído se nos hace más sensible y puede llegar a distinguir sonidos que antes no oía. Hechos como éste me ratifican en la confianza de que el camino que me marqué no estaba errado. Al limitar al máximo la información aportada por mis obras, yo quisiera que toda persona que las contemplara pudiera disfrutarlas a su modo; de tal manera que le procuraran serenidad del alma.

 

Si paseamos la mirada por el mundo actual, descubrimos muchos problemas y muchos sucesos desgraciados. Quizás el origen de tantas desgracias esté de algún modo en el empobrecimiento del alma de las personas. El impulso que me lleva a seguir trabajando con denuedo es la esperanza de que, al dignarse a contemplar mi obra, quizás alguien, por muy empobrecida que tenga el alma, sienta algo que le haga reflexionar siquiera sea un poco.

 

Yo no soy más que un ser humano que cree que las demás personas también son seres con sentimientos humanos.

Del 7 de septiembre al 7 de octubre de 2017.

El artista onubense (Bollullos Par del Condado, 1979) expone en Espacio Cero uno de sus proyectos más personales del 7 de septiembre al 7 de octubre.

El error y lo fortuito, la improvisación y el desorden son algunas de las bases argumentales de las pinturas y series del artista. Todo ello desde un prisma conceptual donde los elementos elegidos no son en si la metáfora del discurso sino desde donde transportar las ideas.

A lo largo de su carrera, Pablo Merchante ha recibido numerosas becas y premios. Ejemplos de ello son: la Beca “Fundación Tres Culturas del Mediterráneo” (2013), Beca “Sevilla Talento” en la Fundación Madariaga (2014), Beca de Pensionados de Quintanar en Segovia (2012) o la Beca “Rodríguez Acosta” en Granada (2014), así como el Primer Premio de Pintura Fundación Paul Ricard, la Medalla de oro de la Academia de San Quirce, el Primer Premio Ayuntamiento de Cádiz “Fernando Quiñones”, Premio de Honor de la Real Academia Santa Isabel de Hungría (Sevilla), Tercer Premio de Pintores Iberoamericanos (Huelva), Premio Adquisición de la UNIA, así como ha sido finalista en el Griffing Art Prize de Londres.

Durante el año 2015 participó en el V Encontro de Artistas Novos en Santiago de Compostela y estuvo becado en la Residencia Internacional de la Bogliasco Fundation, en Génova.

DESCARGAR NOTA DE PRENSA DE LA EXPOSICIÓN

CURRÍCULUM DEL ARTISTA

VISITE SU CATÁLOGO VIRTUAL

 

 

 

 

Bienvenidos a [Espacio 0] 

Espacio 0 es una Galería de Arte contemporáneo, situada en Huelva. Dirigida por Gustavo Domínguez nació en 2016. Desde su presentación ha marcado una línea expositiva ecléctica, contando con un programa donde tienen cabida tanto artistas ya consagrados como jóvenes propuestas independientemente de su línea estética. Además de las exposiciones  mensuales contamos con un fondo de galería.

La galería pretende ser un espacio abierto siguiendo un planteamiento joven y dinámico para ello contamos con un gabinete didáctico. Contamos con un espacio multifuncional en el que se realizan actividades paralelas al programa expositivo.

 

 

Exposiciones anteriores

Visita nuestra galería de catálogos.

 

               
               

 

 

 

Abierto L-M-X-J-V  de 11:30h a 13:30h. y de 18:00h. 21:00h. S de 11:00h. a 14:00h.  
C/ Miguel Redondo 52 Huelva, Spain 
(0034) 959 876 293 espaciocero@eltallerartistico.com


facebook instagram twitter