•  

EXPOSICIÓN ACTUAL

Yamamoto Masao

 

Han transcurrido ya 45 años desde que me dedico a la fotografía y 30 años desde que di a conocer mi obra. Después de probar diversas técnicas, elegí la gelatina de plata como medio de expresión artística.

 

No hace mucho tiempo, en la galería donde exponía mis nuevas obras sobre bonsais, uno de los visitantes me dijo: «A pesar de ser fotografías en blanco y negro mis ojos han captado de repente el auténtico verdor de las hojas». Me alegró mucho oír esto, porque era justamente lo que yo pretendía lograr. Aunque las hojas sean verdes, el verde que cada persona percibe o describe es diferente por completo. La fotografía en color limita a un verde concreto la impresión causada, por eso prefiero la sutil escala de tonos de la fotografía en blanco y negro. Al utilizarla, anhelo que el observador encuentre el tono de verde por él mismo deseado. Quisiera que las personas se sintieran felices al descubrir en mis fotografías su propio color verde.

 

Creo que lo maravilloso del ser humano es esa capacidad de desplegar en el interior de su alma un mundo sin límites partiendo de los sentidos, que nos ponen en contacto con el mundo exterior. Pienso que las obras de arte tienen el cometido de refinar esa sensibilidad propia del ser humano.

 

El haiku es una composición poética de diecisiete sílabas que se perfeccionó en el Japón de la época de Edo; quizás sea la poesía con la versificación más corta del mundo. Se suele equiparar a la fotografía con el haiku en cuanto a medio de expresión, pero esto es algo que yo siempre he sentido por mí mismo. Con un mínimo de palabras, mediante simples recortes de la realidad, el haiku es capaz de hacernos imaginar escenas que trascienden en nuestra mente al tiempo y al espacio.

 

Recientemente, tuvimos la oportunidad de escuchar una interpretación musical de clavicordio en nuestra casa. El clavicordio es el antiguo precursor del piano. En la actualidad, el piano es un instrumento cuyos recitales suelen darse en grandes salas de concierto donde el sonido resuena con toda su fuerza. Sin embargo, a pesar de tener una estructura similar a la del piano, el clavicordio sólo puede emitir un pequeño sonido casi amortiguado. Es como el bisbisear entrecortado de una persona que hablara con timidez. Por tanto, el público se mantiene en silencio y aguza el oído para captar tan tenue sonido. De este modo, al esforzarnos por percibir el pequeño sonido, poco a poco, a medida que avanza la interpretación, el oído se nos hace más sensible y puede llegar a distinguir sonidos que antes no oía. Hechos como éste me ratifican en la confianza de que el camino que me marqué no estaba errado. Al limitar al máximo la información aportada por mis obras, yo quisiera que toda persona que las contemplara pudiera disfrutarlas a su modo; de tal manera que le procuraran serenidad del alma.

 

Si paseamos la mirada por el mundo actual, descubrimos muchos problemas y muchos sucesos desgraciados. Quizás el origen de tantas desgracias esté de algún modo en el empobrecimiento del alma de las personas. El impulso que me lleva a seguir trabajando con denuedo es la esperanza de que, al dignarse a contemplar mi obra, quizás alguien, por muy empobrecida que tenga el alma, sienta algo que le haga reflexionar siquiera sea un poco.

 

Yo no soy más que un ser humano que cree que las demás personas también son seres con sentimientos humanos.

Del 7 de septiembre al 6 de octubre

 

La artista japonesa Hisae Yanase nos invita al autoconocimiento a través del misterio y el  arte.

Tasogare es el término utilizado en Japón para describir el momento posterior a la puesta del Sol, un momento mágico donde todo se desdibuja, donde el contraluz contornea las figuras haciéndonos dudar si aquel que está frente a nosotros sea una persona o un fantasma. En torno a esta idea, la experimentada y reconocida artista nos hace reflexionar sobre quienes somos para enfrentarnos a nuestros propios miedos, una forma de autoconocimiento a través de su original visión.  

Hisae (Chiba, Japón, 1943). Se forma en Tokio en la escuela de diseño en el conocimiento del cuero. En 1968 aterriza en Córdoba para conocer la tradición de los cordobanes y guadamecíes. Es miembro de la Academia Internacional de Cerámica IAC.  Su producción ha sido expuesta en multitud de galerías nacionales e internacionales; en Italia, Bélgica, Holanda, Suiza, Portugal, Nicaragua, México, Marruecos, Túnez, Taiwán, Corea del Sur, Japón, Canadá y España, ha celebrado más de cuarenta exposiciones individuales en Tokio, Fukuoka, Busan, Madrid, Salamanca, Valencia, Zaragoza, Lugo, Sevilla, Granada, Málaga y Córdoba. Ha comisariado exposiciones de cerámica contemporánea internacional, como los proyectos Desde la Posada del Potro y Páginas de Barro.

La artista en su constante búsqueda, rehuye de los procesos artesanales supeditados al conocimiento de la técnica, le interesa la simplicidad del material pero va más allá para crear discursos más complejos que profundizan en su particular visión del mundo, sus temas, técnicas y conceptos son puramente contemporáneos. Busca la belleza, no sólo en la forma, sino en lo que expresa.

Su carrera se desarrolla muy ligada al mundo de la cerámica. Se forma en Manises y Sargadelos y es en esta disciplina donde la artista se sumerge con mayor intensidad estableciendo un paralelismo entre el arte popular japonés y español, ya que en ambos contextos, de manera general es constante el sometimiento técnico del creador. Para la artista, la cerámica es el medio y las posibilidades plásticas del material, deben ir más allá del puro conocimiento del material para convertirse en un vehículo de experimentación, descubriendo nuevos usos y formas para distanciarse de los usos convencionales para alcanzar un nuevo plano sensible. Lo sutil deja ver elaboradas y complejas composiciones, vislumbrando un universo armónico donde sumergirnos en la belleza plástica de cada rincón de la obra. El uso de los materiales sencillos como el barro o el papel dejan entrever fotografías que son intervenidas mediante estampaciones o dibujos alejándonos del propio objeto. La naturaleza más allá del concepto paisajístico occidental, ocupa la temática de su obra.

Su obra esconde siempre un amor a sus orígenes, aunque para entenderla en plenitud no debemos  buscar las influencias puramente orientales. Su particular visión abre la mirada al espectador, nos muestra una particular forma de observar la realidad. La artista más allá de mantener una línea uniforme se renueva en cada serie para sorprendernos con nuevas estéticas y temas. En esta ocasión la artista nos enfrenta a nosotros mismos en un ambiente misterioso donde nada parece ser lo que es, la incertidumbre como forma de conocimiento. A través de 4 series y una instalación:

Página de Yokai; Escena de Tasogare; Toros y Fantasmas; Hana o Sanaeru y Tasogare

 

Los Yokai referido a los fantasmas o monstruos del folclore tradicional japonés. La artista nos muestra 4 piezas cerámicas que a modo de relievnos acerca al mundo de estos seres que generalmente más poderosos que los seres humanos, y debido a esto, tienden a actuar con arrogancia sobre con los mortales.

Escena de Tasogare e instalación Tasogare; nos acerca al misterio de las últimas luces que empiezan a desdibujar a las figuras que se desvanecen hasta hacernos dudar de la realidad. Es el crepúsculo en el que nada parece lo que es y en el  que nos debemos hacer la pregunta ¿quién eres? Una forma de autoconocimiento e introspección. La instalación elaborada con papel, tela, hilo, luz  y tinta china y la serie Escena de Tasogare elaborada con arcilla y terra sigillata nos llevan a la simbiosis con la luz, la naturaleza y el propio ser.

Toros y Fantasmas: La artista plasma en estas obras, collages y pinturas. Un mundo onírico y poético que entronca el mundo fantasmal nipón con la estética de la corrida de toros. Partiendo de la Higanbana o flores flotantes -o de muerte-, ofrenda típica japonesa el día de los muertos, y de la permanencia tras la muerte del espíritu flotando hasta desaparecer finalmente, cuando éste encuentra la paz, vincula esta idea a elementos para ella básicos en la corrida: la muerte, la sangre -sangre noble del toro-, la vida corta del torero, la vanidad que representa el traje de luces, la apariencia, la mezcla de masculinidad y feminidad en el  torero y la amenaza que representan las astas del toro.

Hana o Sanaeru: Hisae nos adentra en esta tradición budista milenaria de ofrendas florales, donde según la filosofía zen, el silencio es primordial, es un tiempo para apreciar las cosas en la naturaleza que las personas suelen pasar por alto debido a sus ocupadas vidas. Uno llega a ser más paciente y tolerante hacia las diferencias, no sólo en la naturaleza, sino también en general. Este es también el momento en que uno siente la cercanía a la naturaleza que ofrece la relajación de la mente, cuerpo y alma.

 

VISITE SU CATÁLOGO VIRTUAL

 

 

Bienvenidos a [Espacio 0] 

Espacio 0 es una Galería de Arte contemporáneo, situada en Huelva. Dirigida por Gustavo Domínguez nació en 2016. Desde su presentación ha marcado una línea expositiva ecléctica, contando con un programa donde tienen cabida tanto artistas ya consagrados como jóvenes propuestas independientemente de su línea estética. Además de las exposiciones  mensuales contamos con un fondo de galería.

La galería pretende ser un espacio abierto siguiendo un planteamiento joven y dinámico para ello contamos con un gabinete didáctico. Contamos con un espacio multifuncional en el que se realizan actividades paralelas al programa expositivo.

 

 

Exposiciones anteriores

Visita nuestra galería de catálogos.

 

               
               

 

 

 

Abierto L-M-X-J-V  de 11:30h a 13:30h. y de 18:00h. 21:00h. S de 11:00h. a 14:00h.  
C/ Miguel Redondo 52 Huelva, Spain 
(0034) 959 876 293 espaciocero@eltallerartistico.com


facebook instagram twitter