•  

EXPOSICIÓN ACTUAL

Yamamoto Masao

 

Han transcurrido ya 45 años desde que me dedico a la fotografía y 30 años desde que di a conocer mi obra. Después de probar diversas técnicas, elegí la gelatina de plata como medio de expresión artística.

 

No hace mucho tiempo, en la galería donde exponía mis nuevas obras sobre bonsais, uno de los visitantes me dijo: «A pesar de ser fotografías en blanco y negro mis ojos han captado de repente el auténtico verdor de las hojas». Me alegró mucho oír esto, porque era justamente lo que yo pretendía lograr. Aunque las hojas sean verdes, el verde que cada persona percibe o describe es diferente por completo. La fotografía en color limita a un verde concreto la impresión causada, por eso prefiero la sutil escala de tonos de la fotografía en blanco y negro. Al utilizarla, anhelo que el observador encuentre el tono de verde por él mismo deseado. Quisiera que las personas se sintieran felices al descubrir en mis fotografías su propio color verde.

 

Creo que lo maravilloso del ser humano es esa capacidad de desplegar en el interior de su alma un mundo sin límites partiendo de los sentidos, que nos ponen en contacto con el mundo exterior. Pienso que las obras de arte tienen el cometido de refinar esa sensibilidad propia del ser humano.

 

El haiku es una composición poética de diecisiete sílabas que se perfeccionó en el Japón de la época de Edo; quizás sea la poesía con la versificación más corta del mundo. Se suele equiparar a la fotografía con el haiku en cuanto a medio de expresión, pero esto es algo que yo siempre he sentido por mí mismo. Con un mínimo de palabras, mediante simples recortes de la realidad, el haiku es capaz de hacernos imaginar escenas que trascienden en nuestra mente al tiempo y al espacio.

 

Recientemente, tuvimos la oportunidad de escuchar una interpretación musical de clavicordio en nuestra casa. El clavicordio es el antiguo precursor del piano. En la actualidad, el piano es un instrumento cuyos recitales suelen darse en grandes salas de concierto donde el sonido resuena con toda su fuerza. Sin embargo, a pesar de tener una estructura similar a la del piano, el clavicordio sólo puede emitir un pequeño sonido casi amortiguado. Es como el bisbisear entrecortado de una persona que hablara con timidez. Por tanto, el público se mantiene en silencio y aguza el oído para captar tan tenue sonido. De este modo, al esforzarnos por percibir el pequeño sonido, poco a poco, a medida que avanza la interpretación, el oído se nos hace más sensible y puede llegar a distinguir sonidos que antes no oía. Hechos como éste me ratifican en la confianza de que el camino que me marqué no estaba errado. Al limitar al máximo la información aportada por mis obras, yo quisiera que toda persona que las contemplara pudiera disfrutarlas a su modo; de tal manera que le procuraran serenidad del alma.

 

Si paseamos la mirada por el mundo actual, descubrimos muchos problemas y muchos sucesos desgraciados. Quizás el origen de tantas desgracias esté de algún modo en el empobrecimiento del alma de las personas. El impulso que me lleva a seguir trabajando con denuedo es la esperanza de que, al dignarse a contemplar mi obra, quizás alguien, por muy empobrecida que tenga el alma, sienta algo que le haga reflexionar siquiera sea un poco.

 

Yo no soy más que un ser humano que cree que las demás personas también son seres con sentimientos humanos.

Déjà vu

 

Del 14 de junio al 21 de julio

 

En 1928 Edward Titchener  el impulsor definitivo de la aplicación del método experimental en la psicología americana y fundador del estructuralismo interpretaba el déjà vu como la condición por la que una persona es capaz de tener una breve visión de un objeto o situación antes de que el cerebro ha terminado de «construir» una percepción consciente total de la experiencia. Una "percepción parcial" que nuestro cerebro traduce como una falsa sensación de familiaridad. El término francés ”ya visto antes” es un tipo de paramnesia del reconocimiento de alguna experiencia que sentimos como si se hubiera vivido previamente. Básicamente trata de un suceso que sentimos que ya vivimos pero en realidad no.

Una anomalía de la memoria que produce en quien la sufre la sensación de una experiencia "inquietante" por lo que parece ser un solapamiento de los sistemas neurológicos responsables de la memoria a corto plazo y los responsables de la memoria a largo plazo.

Bajo este juego de lo vivido o soñado, entre lo que ha pasado o está por venir, la galería Espacio 0 plantea esta exposición colectiva que se realizará en dos convocatorias diferentes; la primera antes del verano y que se inaugura este jueves 14 de junio y otra que se realizará a partir del 6 de septiembre. En ésta primera, la galería pretende presentar ante su público joyas que durante este tiempo ha ido atesorando en su fondo de galería, obras que ya han sido expuestas y seleccionadas con gran mimo y algunas otras que nunca se han mostrado. Además y como parte del juego de la memoria que plantean, incluyen la obra de artistas que, o nunca han expuesto en la galería o que lo harán en la próxima temporada, como son el caso del reconocido artistas Rubén Martín de Lucas, María Carbonell o Cristina del Campo.

El madrileño Rubén Martín de Lucas fue miembro fundador del colectivo Boa Mistura, grupo multidisciplinar de artistas con raíces en el arte urbano y que han realizado proyectos internacionales en Brasil, Panamá, México, Noruega, Argelia, Georgia y Sudáfrica, así como con el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, La Casa Encendida y CAC Málaga. Entre las menciones recibidas por este artista, debemos destacar: 1º Premio del XVII Certamen de Pintura, Ciudad de las Palmas de Gran Canaria. Premio Adquisición IV Bienal de Pintura y Escultura, Diputación de Burgos. 1º Premio IX Certamen Fundación Barceló en Palma de Mallorca, en esta ocasión el artista presenta dos obras de su serie pinturas de El jardín de Fukuoka inspiradas en la obra del filósofo y agricultor Masanobu Fukuoka, creador de un método de explotación agraria no intervencionista.

Otra de las participantes en esta exposición María Carbonell, que ya participó con la galería en la exposición Transpaular, pretende con su trabajo incomodar al espectador, rompiendo con la imagen, trabaja a partir de imágenes encontradas en internet que acaban siendo alteradas mediante su fragmentación y reconstrucción posterior. Su obra gira en torno a la enfermedad, el dolor, la violencia, la igualdad de género, tomando como motivo central la figura humana.  A lo largo de su trayectoria artística ha sido galardonada con diferentes premios como el Premio Pablo de la Peña de Torres en el XLIV Concurso Internacional de Pintura Villa de Fuente Álamo (Fuente Álamo, Murcia, 2016), artista residente en el VI Encuentro de Artistas Novos ‘Cidade da Cultura’ (Santiago de Compostela, 2016), Certamen Internacional de Pintura Toledo Puche (Cieza, Murcia, 2012) y el Certamen Jóvenes Pintores Fundación Gaceta de Salamanca (Salamanca, 2012), así como prestigiosas selecciones como el BP Portrait Award (Londres, 2011, 2014 y 2015) y que durante el 2018 participará en la propuesta Mano a Mano, proyecto que se presentará en el stand de ABC Cultural en Arcomadrid 18.

Otra de las destacadas Cristina del Campo compartió exposición con la anterior en la galería onubense y Beca en Segovia. Su última individual la realizó en la Galería Juan Silió. Santander con la que también participó con un solo proyecto en ArteSantander. Ha expuesto en el Colegio de España, París, en Black & White Gallery. Nueva York, Arthub. Nueva York y ha participado en numerosas ferias internacionales ARCO, ESTAMPA 2015 SUMMA  PULSE NY y JUSTMAD6 además de ser Premiada artista de Cantabria. IX Concurso de Artes Plásticas Gobierno de Cantabria.

Tampoco se queda atrás la participación de los reconocidos artistas onubenses Jorge Hernández, que ya participaron en la galería en la exposición Post Post, Víctor Pulido, Pablo Merchante, Pedro Rodríguez, José Manuel Albarrán o Susana Pérez y de otros que aunque aún no han expuesto esperemos que lo hagan en breve como Fran Mora o Josema López Vidal. Además de estos onubenses, la apuesta clara por traer artistas de fuera de Huelva pasa por sumar a la muestra la de otros como Xavier Solá, Daniel Franca, Paco Lara, y el fotógrafo Frank Gamiz, artistas que con sus amplias trayectorias ya han participado con la galería en proyectos anteriores y cuyas obras tampoco les dejará indiferente.

 

 

VISITE EL CATÁLOGO VIRTUAL

 

 

 

Bienvenidos a [Espacio 0] 

Espacio 0 es una Galería de Arte contemporáneo, situada en Huelva. Dirigida por Gustavo Domínguez nació en 2016. Desde su presentación ha marcado una línea expositiva ecléctica, contando con un programa donde tienen cabida tanto artistas ya consagrados como jóvenes propuestas independientemente de su línea estética. Además de las exposiciones  mensuales contamos con un fondo de galería.

La galería pretende ser un espacio abierto siguiendo un planteamiento joven y dinámico para ello contamos con un gabinete didáctico. Contamos con un espacio multifuncional en el que se realizan actividades paralelas al programa expositivo.

 

 

Exposiciones anteriores

Visita nuestra galería de catálogos.

 

               
               

 

 

 

Abierto L-M-X-J-V  de 11:30h a 13:30h. y de 18:00h. 21:00h. S de 11:00h. a 14:00h.  
C/ Miguel Redondo 52 Huelva, Spain 
(0034) 959 876 293 espaciocero@eltallerartistico.com


facebook instagram twitter